El ejercicio en la vida temprana tiene beneficios duraderos

El ejercicio en la vida temprana contrarresta algunos de los efectos negativos de las dietas altas en grasas y además impacta positivamente en calidad de vida a lo largo del tiempo. Los investigadores del Instituto Liggins de la Universidad de Auckland, encontraron que nuestros huesos retienen una “memoria” respecto al ejercicio que realizamos a lo largo del tiempo y se mantienen mucho después de que el ejercicio haya cesado en nuestra rutina. Esta memoria ósea continúa cambiando la forma en que el cuerpo metaboliza una dieta alta en grasas, publicaron en Frontiers in Physiology .

El equipo de investigación comparó la salud ósea y el metabolismo de las ratas en diferentes condiciones de dieta y ejercicio, concentrándose en las moléculas mensajeras que señalan la actividad de los genes en la médula ósea. A las ratas se les dio una dieta alta en grasas y una rueda para hacer ejercicio adicional en su jaula, una dieta alta en grasas pero sin rueda, o una dieta regular y sin rueda. En las ratas a las que se les dio una dieta alta en grasas y una rueda de ejercicio, la actividad física adicional temprana provocó que los genes vinculados a la inflamación fueran rechazados.

Además, el ejercicio es uno de los pilares de la vida saludable. El ejercicio favorece la liberación de endorfinas, unas sustancias químicas que producen sensación de felicidad y euforia. En este sentido, hacer ejercicio en forma frecuente puede impactar positivamente en el estado de ánimo, más allá del efecto físico que tendrá, que sin duda, está comprobado, también impacta favorablemente en el autoestima, reducción del estrés, ansiedad y mejora las relaciones sociales.

Se sabe que las dietas altas en grasas al principio de la vida aparecen o aumentan la actividad de otros genes que causan inflamación. La inflamación es la respuesta autoprotectora natural del cuerpo a una infección o lesión aguda, pero la inflamación continua de bajo grado relacionada con las dietas altas en grasas puede dañar las células y los tejidos y aumentar el riesgo de obesidad, enfermedades cardíacas, cáncer y otras enfermedades. En este sentido, hacer ejercicio previene el deterioro cognitivo, aumenta la capacidad cerebral y tiene efectos positivos en la memoria. “La práctica de actividad física durante toda la vida, pero particularmente entre los 25 y los 45 años se consigue aumentar las sustancias químicas del cerebro que previenen la degeneración de algunas neuronas”. (iProfesional, 2020).

Fuentes:

iProfesional. (2020). Cuarentena: beneficios del ejercicio físico en la mente y cómo puede ayudar a sobrellevar el aislamiento https://www.iprofesional.com/health-tech/316116-10-beneficios-del-ejercicio-fisico-en-la-mente-en-la-cuarentena

Frontiers in Science News. (2017). Exercise in early life has long-lasting benefits. https://blog.frontiersin.org/2017/08/08/frontiers-in-physiology-exercise-in-early-life-has-long-lasting-benefits/ 

No hay reseñas de “El ejercicio en la vida temprana tiene beneficios duraderos”

Dejar una reseña

Tu dirección de correo electrónico no será publicada Required fields are marked *

*