La soledad en las personas adultas mayores: un asunto de salud

La Organización Mundial de la Salud  precisa que la soledad es la nueva epidemia del siglo XXI. En fechas recientes, muchos estudios y diversos artículos de opinión, han señalado los efectos negativos del aislamiento social en las personas y las afectaciones en la salud. Especialmente en las personas mayores, la soledad incide de forma perjudicial en varias dimensiones de la vida ocasionando que se deterioren de forma mucho más acelerada o incluso que comiencen a aparecer enfermedades que antes no se tenían. En México, se estima que el 20 por ciento vive olvidado por el gobierno, la sociedad y sus propias familias (Gaceta UNAM, 2017).

“Cada vez hay más gente que vive sola, y de ella la mayor parte son personas mayores. En los países más desarrollados principalmente, la anomalía ya es epidemia y un problema que afecta cada vez más a las sociedades y a los Gobiernos, que ven cómo se disparan las psicopatías derivadas de él así como el gasto público encaminado a su amortiguamiento” (El País, 2018).

La soledad en la tercera edad es uno de los grandes enemigos del bienestar de los adultos  mayores y es un tema que alarma y preocupa a muchos organismos e instituciones de salud. Si bien, la familia sigue siendo el gran soporte de las personas adultas mayores, también existen otras circunstancias de vida que hacen que las personas se encuentren o sientan solas, incluso dentro de sus propias familias. Algunos elementos que promueven que las personas mayores vivan en soledad, es la  fragilidad de las redes familiares y de apoyo, e incluso la situación económica, la cual muchas veces los hace dependientes de apoyos sociales o familiares de forma condicionada. Asimismo, otro factor que contribuye a esta situación son las enfermedades que padecen: la depresión puede colocarlos en una posición desventajosa respecto a la interacción social, así como otros padecimientos discapacitantes motrices o cognitivos. 

Algunos de las causantes de este fenómeno, aseguran los especialistas, es una profunda crisis de  valores producto de una modernidad que acarrea aspectos positivos como la posibilidad de que las personas se dediquen más a su propia individualidad y bienestar, pero que al mismo tiempo los desvincula de aspectos familiares y sociales relevantes. Aunado a este fenómeno, naturalmente las personas mayores no se integran con tanta facilidad al estilo de vida tan acelerado como las generaciones actuales, lo que promueve que dentro de las familias se dividan drásticamente las opiniones y preferencias teniendo como consecuencia indiferencia, desinterés y posteriormente el abandono de dicho vínculo. 

Las investigaciones muestran que la soledad y el aislamiento social son perjudiciales para nuestra salud: la falta de conexiones sociales aumenta el factor de riesgo de muerte temprana  hasta un 26% y es equivalente fumar 15 cigarrillos al día. Asimismo, los sentimientos de soledad pueden ser mucho más perjudiciales que la obesidad y la inactividad física (Campaign to End Loneliness UK, 2019).


caroline-hernandez-gfDQ9GmjNFI-unsplash

¿Qué podemos hacer para abordar la soledad?

Las personas mayores no son un grupo homogéneo, y las soluciones en general no son posibles de estandarizar. Esta es un área de investigación que necesita más trabajo y debate. La investigación más sólida sobre esta temática hasta ahora la tiene Cattan (2005), y concluye que hay tres características generales de una buena intervención de soledad:

  1. Comenzar con el individuo: sus intereses y el tipo de experiencia que enfrentan: ¿aislamiento o soledad?
  2. Involucrar a las personas en actividades familiares y sociales.
  3. Hay evidencia académica que precisa que las intervenciones grupales funcionan  y tienen muchos efectos positivos, sin embargo, las actividades individuales aún deben ser probadas para demostrar su potencialidad.

Fuentes

Cattan, (2005). Preventing social isolation and loneliness among older people: a systematic review of health promotion interventions. Ageing and Society. Cambridge University Press.

Federación Iberoamericana de Asociaciones de Personas Adultas Mayores. (2017). La soledad en el adulto mayor. https://fiapam.org/la-soledad-en-el-adulto-mayor/

Gaceta UNAM. (2017). Soledad y maltrato patentes en  los adultos mayores. https://www.dgcs.unam.mx/boletin/bdboletin/2017_446.html

El País. (2018). La soledad. https://elpais.com/elpais/2018/02/15/opinion/1518705975_978772.html 

 

No hay reseñas de “La soledad en las personas adultas mayores: un asunto de salud”

Dejar una reseña

Tu dirección de correo electrónico no será publicada Required fields are marked *

*