Prepararse para el cuidado de un ser querido: Guía básica para comenzar a hablar del tema

Tener un familiar con algún tipo de demencia puede ser una experiencia que genera importantes dudas y conflictos dentro de las familias, sobre todo cuando las necesidades de cuidado son apremiantes y requieren de la colaboración de todos los miembro del grupo familiar. Comenzar a hablar del tema puede ser una de las cuestiones más difíciles, por ello, te recomendamos prepararte con las siguientes preguntas a fin de que puedas establecer la mejor estrategia y plan de cuidados. 

  1. ¿Quién es la mejor persona para empezar a hablar del tema dentro de la familia?
  2. ¿Cuáles son las preocupaciones y prioridades al momento de elegir el mejor  plan de cuidado para tu familiar?
  3. ¿Qué es lo mejor que puede pasar si decides tener dicha conversación con el resto de la familia?
  4. ¿Qué es lo peor que podría pasar como resultado de la conversación?
  5. ¿Cuáles son tus mayores temores respecto a las consecuencias de esta conversación?
  6. ¿Cuáles cree que sean las reacciones de su ser querido y otros miembros de la familia al tener esta charla?
  7. ¿Cuál es la forma en la que normalmente los miembros de su familia responden a  temas incómodos?
  8. ¿Cómo podrías explicarle a tu ser amado y al resto de tu familia sobre la importancia de tener esta conversación? 
  9. Además del apoyo emocional, qué tantos recursos estás dispuesto a invertir para satisfacer en la medida de lo posible las necesidades de tu familiar? 

man-1348082_1920

La opinión que más importa  

Cada plan de cuidado debe ser aprobado o al menos revisado a partir de los deseos del familiar que va a recibir la atención. Es muy importante que los familiares y cuidadores hagan un examen profundo sobre los valores de la práctica de cuidado que van a desempeñar, así como la responsabilidad que van a asumir y los costos financieros que esto va a generar. 

Sin embargo, una de las cosas más relevantes es la de tener un plan de cuidado  en donde se respete la voluntad de nuestro ser querido. Aunque parece sencillo lidiar con la opinión de todos los miembros de la familia, es de suma importancia que la decisión final sea informada y consentida por el receptor de la atención. Asimismo, los familiares deben estar conscientes de que el cuidado es una relación íntima  entre el proveedor y quien recibe el cuidado, por lo que ambos intereses deben ser considerados al momento de elegir el mejor plan de atención sobre todo en términos legales, pues pueden existir complicaciones en esta materia de no tener autorización previa.

Tenga en mente que, aunque la mayoría de nosotros podemos tener buenas intenciones y toda la disposición de ayudar a nuestro familiar, si no tenemos claro qué problema intentamos resolver y los recursos humanos y económicos disponibles, difícilmente estaremos exentos de confrontaciones  y otros conflictos mayores que pueden ser muy perjudiciales para la salud de nuestro ser querido y para la estabilidad de las relaciones familiares en general. 

 

Bibliografía:

AARP Foundation, (2019). Prepare to Care. A Planning Guide for Families.

 

No hay reseñas de “Prepararse para el cuidado de un ser querido: Guía básica para comenzar a hablar del tema”

Dejar una reseña

Tu dirección de correo electrónico no será publicada Required fields are marked *

*