Síntomas atípicos del COVID19 en personas mayores ¿Cómo distinguirlos?

La enfermedad del COVID‑19 afecta a las personas de distintas maneras. La mayoría de las personas infectadas desarrollan síntomas de leves a moderados como los siguientes:

  • Fiebre
  • Cansancio
  • Tos seca

Otras  personas también pueden experimentar:

  • Dolores y molestias
  • Congestión nasal
  • Abundante secreción nasal
  • Dolor de garganta
  • Diarrea

Aunque estos son los síntomas más conocidos para la población en general, en el caso de las personas mayores con COVID-19, pueden presentarse algunos síntomas “atípicos”, lo que complica los esfuerzos para garantizar que reciban un tratamiento oportuno y apropiado, según indican los médicos. En este sentido, los adultos mayores, al ser el grupo de edad con mayor riesgo de complicaciones graves o muerte por esta afección, pueden no tener ninguna de estas características.

De hecho, uno de los cambios que las personas mayores pueden manifestar al contraer el virus es parecer especialmente “apagadas”, o no actuando como ellas mismos lo hacen normalmente. Otro de los síntomas es que pueden dormir más de lo normal o dejar de comer. Pueden parecer especialmente apáticos, confundidos, e ir perdiendo orientación hacia su entorno inmediato. Pueden marearse y caerse. También pueden  dejar de hablar o simplemente colapsan por el cansancio o el fastidio.

“Con muchas afecciones, los adultos mayores no se presentan de la manera típica, y estamos viendo eso también con COVID-19″, dijo la Dra. Camille Vaughan, jefa de sección de geriatría y gerontología de la Universidad de Emory.

La razón de esta respuesta diferenciada puede deberse a cómo los cuerpos más envejecidos responden a enfermedades e infecciones; otro factor importante es que el paciente anciano va a tener mayor susceptibilidad por padecer otras enfermedades crónicas, presentan mayor fragilidad o dependencia. Incluso, ni la tos, ni la fiebre son síntomas comunes en las personas mayores pero sí las afecciones funcionales y cognitivas o del estado de ánimo, e incluso trastornos gastrointestinales y anorexia de modo que, es mucho más inaccesible comunicar los síntomas del coronavirus en estos pacientes. 

A medida en que las personas se encuentran en etapas avanzadas, “la respuesta inmune de alguien puede verse afectada y su capacidad para regular la temperatura puede verse alterada”, dijo el Dr. Joseph Ouslander, profesor de medicina geriátrica en la Facultad de Medicina Schmidt de la Florida Atlantic University. “Las enfermedades crónicas subyacentes pueden enmascarar o interferir con los signos de infección”.

El Dr. Quratulain Syed, geriatra de Atlanta, describe a un hombre de unos 80 años a quien trató a mediados de marzo. Durante un período de días, este paciente, que tenía enfermedad cardíaca, diabetes y deterioro cognitivo moderado, dejó de caminar y se volvió incontinente y profundamente letárgico. Pero no tenía fiebre ni tos. Su único síntoma respiratorio: estornudar de vez en cuando.

El Dr. Sam Torbati, director médico del Departamento de Emergencias Ruth y Harry Roman en el Centro Médico Cedars-Sinai, describe el tratamiento de las personas mayores que inicialmente parecen ser pacientes con traumatismos, pero se descubrió que tienen COVID-19.

“Se debilitan y se deshidratan”, dijo, “y cuando se ponen de pie para caminar, colapsan y se lastiman gravemente”.

Torbati ha visto adultos mayores que están profundamente desorientados e incapaces de hablar y que al principio parecen haber sufrido accidentes cerebrovasculares.

“Cuando los probamos, descubrimos que lo que produce estos cambios es un efecto del coronavirus en el sistema nervioso central”, dijo.

La Dra. Laura Perry, profesora asistente de medicina en la Universidad de California-San Francisco, vio a un paciente así hace varias semanas. La mujer, de unos 80 años, tenía lo que parecía ser un resfriado antes de confundirse. En el hospital, no pudo identificar dónde estaba o permanecer despierta durante un examen. Perry diagnosticó delirio hipoactivo, un estado mental alterado en el que las personas se vuelven inactivas y somnolientas. El paciente dio positivo por coronavirus y todavía está en la UCI.

bruno-aguirre-VoY-mrXAXYo-unsplash

El Dr. Anthony Perry, profesor asociado de medicina geriátrica en el Centro Médico de la Universidad Rush en Chicago, habla de una mujer de 81 años con náuseas, vómitos y diarrea que dio positivo por COVID-19 en la sala de emergencias. Después de recibir líquidos por vía intravenosa, oxígeno y medicamentos para su malestar intestinal, regresó a su casa después de dos días y está bien.

Otro paciente de 80 años de Rush con síntomas similares (náuseas y vómitos, pero sin tos, fiebre o falta de aliento) se encuentra en cuidados intensivos después de recibir una prueba COVID-19 positiva y se le debe colocar un respirador. ¿La diferencia? Este paciente es frágil con “muchas enfermedades cardiovasculares”, dijo Perry. Aparte de eso, aún no está claro por qué algunos pacientes mayores se recuperan bien mientras que otros no.

Hasta ahora, los informes de casos como estos han sido anecdóticos. Pero algunos médicos están tratando de recopilar información más sistemática.

En Suiza, el Dr. Sylvain Nguyen, geriatra del Centro Hospitalario de la Universidad de Lausana, compiló una lista de síntomas típicos y atípicos en pacientes mayores con COVID-19 para un artículo que se publicará en la Revue Médicale Suisse. En la lista atípica se incluyen cambios en el estado habitual del paciente, delirio, caídas, fatiga, letargo, presión arterial baja, deglución dolorosa, desmayos, diarrea, náuseas, vómitos, dolor abdominal y pérdida del olfato y el gusto. Los datos provienen de hospitales y hogares de ancianos en Suiza, Italia y Francia, dijo Nguyen en un correo electrónico.

En la primera línea, los médicos deben asegurarse de evaluar cuidadosamente los síntomas de un paciente mayor.“Si bien debemos sospechar mucho de COVID-19 porque es muy peligroso en la población de edad avanzada, hay muchas otras cosas a tener en cuenta”, dijo la Dra. Kathleen Unroe, geriatra de la Facultad de Medicina de la Universidad de Indiana.

En el hogar, los adultos mayores aislados pueden no estar recibiendo tanta ayuda con el manejo de medicamentos u otras necesidades esenciales de los miembros de la familia que mantienen su distancia, sugirieron otros expertos. O pueden haberse vuelto apáticos o deprimidos.

“Me gustaría saber ‘¿Cuál es el potencial que esta persona ha tenido una exposición [al coronavirus, especialmente en las últimas dos semanas?'”, Dijo Vaughan de Emory. “¿Tienen personal de salud en el hogar que viene? ¿Se han reunido con otros miembros de la familia? ¿Se están controlando las condiciones crónicas? ¿Hay algún otro diagnóstico que parezca más probable?

“Alguien puede estar teniendo un mal día. Pero si no son ellos mismos durante un par de días, comuníquese con un médico de atención primaria o una línea directa del sistema de salud local para ver si cumplen con el umbral para las pruebas (de coronavirus) ”, aconsejó Vaughan. “Sé persistente. Si obtiene un “no” la primera vez y las cosas no mejoran, vuelva a llamar y pregunte nuevamente “.

 

Fuentes:

CNN. (2020). El covid-19 en adultos mayores podría ser más grave de lo que se creía https://cnnespanol.cnn.com/video/coronavirus-pandemia-adultos-mayores-sintomas-poco-comunes-pkg-gabriela-matute/

KHN. (2020). Seniors With COVID-19 Show Unusual Symptoms, Doctors Say. 

https://khn.org/news/seniors-with-covid-19-show-unusual-symptoms-doctors-say/

No hay reseñas de “Síntomas atípicos del COVID19 en personas mayores ¿Cómo distinguirlos?”

Dejar una reseña

Tu dirección de correo electrónico no será publicada Required fields are marked *

*